Utilizamos "cookies" de terceros para estadísticas, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración
logo_saborMed320

Casi todos los grandes vinos se elaboran con más de una variedad

Polivarietales versus monovarietales: sencillez frente a complejidad

Mientras los vinos monovarietales son productos bien adaptados y fáciles de entender en aquellos mercados donde el consumidor se esté iniciando en el hábito de beber vino, los polivarietales aportan mayor complejidad.

Redacción, Sabormediterraneo.com

La ventaja que tienen los monovarietales ante el consumidor es su sencillez en la información y los sabores.

Sin embargo, centrarse en la producción de vinos monovarietales cuando es posible conjugar diferentes uvas no parece una estrategía adecuada para ganar competitividad en el cada vez más estandarizado mercado del vino.

En este mundo tan competitivo cada vez es más difícil hacerse un hueco en los mercados. Por eso, no es inteligente encorsetarse y ponerse limitaciones a la hora de elaborar un vino cuando podemos conjugar diferentes uvas que potencien sus caracteres individuales.

En cada zona se pueden elegir entre las variedades existentes aquellas que se combinen mejor para conseguir el resultado buscado.

Por el contrario, en los lugares donde se cultiva un único tipo de uva la búsqueda de variedades "mejorantes" para adaptar y complementar las ya existentes es constante.

Sería impensable que un enólogo que tuviese la posibilidad de iniciar una nueva plantación y bodega lo hiciera con una sola variedad.

Con ello renunciaría a una buena combinación de cepas que se adapten bien al terroir. Ahora bien, es necesario elaborar cada una por separado y obtener el punto óptimo de madurez para conseguir el vino deseado. Después vendrán los coupages y los tiempos de ensamblaje necesarios para realizar el objetivo.

Los monovarietales son mas previsibles

El resultado será un vino complejo, armónico y sin monotonía. Por el contrario, los monovarietales son más previsibles y saturan antes. Casi todos los grandes vinos se elaboran con más de una variedad.

Su valor reside en la mezcla de vinos de distinta variedad donde se han estudiado con precisión milimétrica la proporción exacta de sus componentes para que potencien sus virtudes individuales entre sí.

Por otro lado, la ventaja que tienen los monovarietales ante el consumidor es su sencillez en la información y los sabores. Es más fácil apreciar los matices y las características de una sola variedad (tempranillo, merlot, mencía, verdejo, macabeo,…) que la complejidad y el conjunto de registros de un vino polivarietal que, sin embargo, llena más.

Por eso, es recomendable que en los polivarietales se informe mejor al consumidor. No sólo hay que hacer referencia al nombre de las variedades y a los porcentajes, también hay que informar del por qué de esa proporción, qué aporta cada uva al conjunto, su característica fundamental (acidez, aroma, color, estructura),… y así los consumidores indecisos los preferirán. Sin lugar a dudas, los expertos ya lo hacen.

Indudablemente, la flexibilidad de las respectivas legislaciones vitivinícolas, la facilidad para adaptar la oferta de uva a la demanda del mercado, así como unas eficientes estrategias de marketing, han tenido mucho que ver en su éxito.

En estos casos particulares, los vinos monovarietales, normalmente simples en su concepción, son productos bien adaptados y fáciles de entender para aquellos mercados donde el consumidor se esté iniciando en el hábito de beber vino.

Variedades con nombres muy comerciales y conocidos, como Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Chardonnay o Riesling, son fácilmente diferenciables unas de otras y pueden adaptarse a diferentes gustos. Este primer argumento a favor de los vinos monovarietales, de tipo comercial, no es el único. Desde el punto de vista enológico existen otras perspectivas.

A parte de estos vinos "simples" en su concepción, existen algunas variedades de uva que por sí solas aportan un carácter diferencial, dotando al vino de una personalidad peculiar y característica. Así, dejando aparte el aspecto comercial y basándose en criterios puramente enólogicos, variedades como Verdejo, Viognier, Sauvignon blanc, Syrah , Tempranillo o Cabernet Sauvingnon pueden conseguir un equilibrio perfecto y una personalidad muy acusada, sin ayuda de otras variedades complementarias.

Indudablemente existe diferencia entre las añadas y puntualmente pueden necesitar la ayuda de otras variedades para completar la acidez, el cuerpo, el color o la falta de aromas. Por eso, a la hora de elaborar vinos monovarietales, es importante preservar la personalidad y originalidad del vino añada tras añada, si se quiere tener un carácter diferenciador de la competencia.

Polivarietales para la gama premium

Esto solo puede hacerse con determinadas variedades de uva, que hayan demostrado con el equilibrio de sus vinos, una perfecta adaptación al clima, al suelo y a las prácticas culturales de una determinada zona. Este tipo de productos, quizás, esté más orientado a mercados más "maduros" y con ansias de probar cosas diferentes, donde la variedad impresa en la etiqueta junto con el precio, no sean los únicos argumentos en la compra del vino.

Al final el que manda es el consumidor y éste, harto de la estandarización que sufre el mercado del vino (en su gama premium), tratará de buscar un producto original y fácil de beber, que presente una buena relación calidad precio.

En este sentido España presenta un patrimonio vitícola importante, con una riqueza de variedades autóctonas destacable, muchas de las cuales (Albariño, Godello, Verdejo, Tempranillo, Monastrell, Pedro Ximenez, etc.) son óptimas para la elaboración de este tipo de vinos monovarietales.

Mas vinos

Consejos para conservar el vino antes y después de abrir la botella Diferencias entre cava y champagne Dos vinos de la DO Montsant encabezan la lista de los 10 mejores vinos tintos de España por menos de 10 € según ABC Los mejores vinos blancos españoles de la variedad chardonnay con medalla en el concurso internacional "Chardonnay du monde" Algunos de los vinos más caros entre los trece de la Liga 99 de la guía Gourmets 2014. Vinorum identifica los 50 vinos más rompedores, de menos de 10 euros, para un público moderno y jovenLos mejores vinos rosados : Los ganadores del Mondial du Rosé2015, 2014, 2013 y 201215 tintos españoles por menos de 12 eurosDuratón, el único Malbec español con 90 puntos Parker Selección de vinos robles y semicrianza de distintas zonas de España Temperatura ideal para servir un vino

Favoritos

1. Siete aperitivos rápidos y fáciles para antes de sentarse a la mesa 2. Piñones, espíritu mediterráneo, su gastronomía y algunas recetas 3. Origen y características de los langostinos congelados mas consumidos 4. Cómo servir una tabla de quesos y qué acompañarla 5. Escabeche, una técnica que alarga la vida de los alimentos y da finura a los platos 6.Variedades de almendra: la marcona la más cara y más demandada7. Aceite de oliva, la mejor opción para las frituras a altas temperaturas 8. Suprema de salmón al jengibre con espinacas9. Berenjenas, bajas en calorías y muy presentes en las recetas del mediterráneo. Estos son sus trucos para cocinarlas10. La mejora fruta, la madurada en el árbol11. Receta de pollo al chilindrón