Utilizamos "cookies" de terceros para análisis de tráfico, publicidad y redes sociales Más información y cambio de configuración
logo_saborMed320
Resultados estudio Predimed sobre dieta mediterránea y enfermedades cardiovasculares

El estudio Predimed demuestra que la dieta mediterránea suplementada con frutos secos y aceite de oliva virgen es la que mejor cuida nuestra salud cardiovascular

La dieta mediterránea, complementada con aceite de oliva virgen o frutos secos, es capaz de reducir en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular, según ha mostrado el estudio 'Efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular' (Predimed), publicado en la revista 'New England Journal of Medicine'.

María Val, Sabormediterraneo.com. 3 de marzo 2013

Se ha demostrado que seguir una dieta mediterránea, enriquecida con 30 gramos diarios de frutos secos y con un consumo también diario de 50 gramos de aceite de oliva virgen extra, reduce en un 30% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y disminuye en un 49% la posibilidad de sufrir un ictus o accidente cerebrovascular.

Más eficaz que muchos fármacos

Esta es una de las principales conclusiones del estudio español Predimed, sobre nutrición y enfermedades cardiovasculares, publicado el pasado 25 de febrero en la revista “The New England Journal of Medicine”, y que aporta nuevas evidencias científicas a favor de la eficacia de la dieta mediterránea, complementada con aceite de oliva virgen y frutos secos, en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular, principal causa de muerte en el mundo.

La dieta mediterránea tradicional se caracteriza por un alto consumo de aceite de oliva, frutas, frutos secos, verduras y cereales; un consumo moderado de pescado y aves de corral; una baja ingesta de productos lácteos, carnes rojas, carnes procesadas y dulces; y el vino en moderación

Es el modelo alimentario que proporciona mayor protección contra las enfermedades cardiovasculares y el estudio Predimed aporta nuevas evidencias para explicar los efectos saludables de la dieta mediterranea, cuando se enriquece con frutos secos y aceite de oliva virgen extra.

Se trata de uno de los mayores estudios clínicos de nutrición que se han hecho nunca en el mundo y sus resultados van a permitir cambiar la política nutricional global, aseguró el doctor Joaquín Arenas, director del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, que financió la mayor parte del proyecto.

En este estudio, han participado 7.447 voluntarios, hombres y mujeres de 55 a 80 años con un alto riesgo de padecer enfermedad cardiovascular pero que aún no la habían desarrollado.

Evaluar la eficacia de dos dietas mediterráneas

El estudio que se inició en 2003 tenía por objetivo evaluar la eficacia de dos dietas mediterráneas (una suplementada con aceite de oliva virgen extra y otra con frutos secos), en comparación con una dieta control ( baja en grasas), y comparar la eficacia de cada una de las tres dietas en la prevención cardiovascular primaria.

Los participantes en los dos grupos de dieta mediterránea aumentaron significativamente su consumo semanal de pescado (de 0,3 porciones) y de verduras y legumbres (en 0,4 porciones) en comparación con los del grupo control (dieta baja en grasas).

Además, los participantes asignados a una dieta mediterránea con aceite extra virgen de oliva y los asignados a una dieta mediterránea con frutos secos aumentaron significativamente su consumo de aceite extra virgen de oliva (a 50 y 32 g por día, respectivamente) y nueces (de 0,9 a 6 raciones por semana, respectivamente).

La dieta mediterránea complementada con frutos secos y aceite de oliva virgen extra reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares

Tras casi cinco años de seguimiento, se observó que una dieta de tipo mediterráneo suplementada con aceite de oliva virgen o frutos secos (nueces, almendras y avellanas) reduce significativamente la incidencia de enfermedades cardiovasculares (muerte de causa vascular, infarto de miocardio y accidente vascular cerebral) en individuos asintomáticos con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, en comparación con los efectos de una dieta baja en todo tipo de grasa, que es la recomendación dietética habitual en la práctica clínica para las personas de alto riesgo.

Concretamente, el riesgo a tener infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular era un 30% menor que entre los que simplemente habían controlado su ingesta de grasas.

Estos resultados apoyan los beneficios de la dieta mediterránea para la reducción del riesgo cardiovascular. Son particularmente relevante ante los desafíos de lograr y mantener la pérdida de peso, al observarse entre los participantes de los grupos de dieta mediterránea una disminución de su índice de masa corporal y del perímetro de la cintura.

Nuevas recomendaciones nutricionales a nivel mundial

El doctor Estruch, médico del Hospital Clínico de Barcelona y coordinador del estudio, ha señalado que este tipo de trabajos deberían influir en las recomendaciones que hacen los médicos a sus pacientes ya que, actualmente, la dieta baja en grasas es la más recomendada pero, a juzgar por las conclusiones del estudio, no es la más beneficiosa. Es más, según Estruch «hay muchos fármacos que no consiguen los beneficios observados con la dieta mediterránea».

Le recomendamos

alubias 1. Legumbres, energía saludable con múltiples propiedades nutricionales para todas las edades 2. Valor nutricional del pan integral frenta al pan blanco. Conozca sus diferencias 3. La canela controla el azúcar y reduce el estres oxidativo con sus antioxidantes 4. Chocolate negro con frutos secos: un cardioprotector, doble de bueno, doble de sano 5. Caminar 30 minutos al día, una rutina económica y muy terapeútica 6. Se cansa y no sabe por qué: tal vez necesite alimentos ricos en hierro

Más salud

1. La dieta mediterránea, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco 2. El ajo, una buena medicina para muchos problemas de salud 3. El color es la manera más rápida y fácil de reconocer si un vegetal es rico en antioxidantes. 4. ¿Le falla la memoria? Puede que esté bajo de ácido fólico 5. Atún, pez espada y emperador bajo el detector de metales 6. ¿Qué cantidad de proteínas hay que consumir en la dieta y cómo hay que combinarlas? 7. Cerveza, espuma de nutrientes con poco sodio y mucho potasio 8. Alimentos funcionales: cuestan más, prometen mucho, pero ¿tienen efectos medicinales? 9. ¿Conviene terminar la comida con una pieza de fruta? 10. Consumir sal yodada evitaría problemas de tiroides y la venden en todos los supermercados 11. Una ración diaria de frutos secos reduce el riesgo de diabetes

Favoritos

1. Plantas aromáticas, el arte de condimentar 2. Cómo preparar y servir una tabla de quesos 3. Secretos del wok, la milenaria sartén china 4. Receta de panellets de piñones, almendras y coco 5. Receta de conejo con berenjenas y picada de almendras y avellanas 6. Receta de escalivada 7. Acuicultura: pescado bajo demanda para un mundo más sostenible 8. Piñones, espíritu mediterráneo, su gastronomía y algunas recetas 9. Receta de pollo al chilindron10. Receta de secreto ibérico a la plancha con salsa caramelizada al jerez y al oporto 11. Las setas en la cocina. A cada seta, su receta

+ Contenido